Acelerando la innovación para descarbonizar la economía

Acelerando la innovación para descarbonizar la economía  

Acelerar la innovación en tecnologías de energía limpia se ha erigido en una prioridad política para los gobiernos de todo el mundo que buscan mitigar el cambio climático y proporcionar una energía asequible al mismo tiempo. Alcanzar, para el 2050, el ambicioso objetivo de lograr una economía con cero emisiones netas de gases de efecto invernadero (GEI) implica un mayor papel para las tecnologías clave. En este sentido, el estudio Accelerating innovation towards net zero elaborado por UK Energy Research Centre (UKERC) identifica las principales acciones a llevar a cabo en los próximos años para poder cumplir con la neutralidad climática, prestando especial atención al caso británico.

Desde que se produce una invención hasta que se realiza el despliegue generalizado pueden pasar muchas décadas, sin embargo, solo quedan unas tres décadas para cumplir con el objetivo de cero emisiones. Sin duda, el principal desafío de los responsables de las políticas públicas pasa por acelerar la innovación en un corto periodo de tiempo. Para ello es de vital importancia aprender de las lecciones pasadas para diseñar con éxito la estrategia futura. A través de una exhausta revisión multidisciplinar de innovaciones históricas en los sectores de la energía, la banca y las manufacturas, los autores del informe identifican un conjunto de acciones clave para acelerar la innovación y lograr una economía verde y sostenible dentro del contexto del Reino Unido. Entre las principales líneas de actuación se destaca la necesidad de:

  • Aumentar la ambición en tecnologías complejas y de altos costes de capital. Los autores ponen énfasis en la necesidad de establecer un compromiso firme de inversión a gran escala para el desarrollo de las tecnologías de captura, almacenamiento y uso de carbono (CCUS).
  • Crear nuevos mercados para comercializar completamente las tecnologías de baja emisión de carbono en sus etapas iniciales. Los mecanismos de creación de mercado que deben considerarse incluyen los contratos por diferencias para el sector eléctrico, así como las obligaciones e incentivos para que las industrias que usan combustibles fósiles capturen sus emisiones de CO2.
  • Aprovechar innovaciones existentes, como las tecnologías digitales, para mejorar la eficiencia conjunta del sistema y hacer que los nuevos productos sean más accesibles y atractivos para los clientes. Las tecnologías digitales pueden incrementar la flexibilidad y acelerar la adopción por parte del cliente de soluciones de eficiencia energética, del uso de calefacciones con bajas emisiones de carbono y de una movilidad limpia. Según el estudio, los gobiernos deben coordinar el despliegue de nuevas tecnologías de baja emisión de carbono con nuevos servicios digitales, a través de la provisión de plataformas y controles de datos y, mediante la promoción de nuevos modelos de negocio de la energía entendida ésta como un servicio con elevado valor añadido.
  • Potenciar la cooperación con instituciones existentes o nuevas para acelerar las áreas de innovación crítica y coordinar el despliegue en las etapas iniciales. Así pues, la transición hacia un sistema de calefacción menos contaminante requiere la coordinación del suministro de la energía y del despliegue de nueva infraestructura al mismo tiempo.
  • Incrementar la confianza para fomentar una mayor aceptación entre los consumidores, especialmente donde las tecnologías son muy novedosas. Para ello, es imprescindible un intercambio de información transparente y una respuesta rápida a las inquietudes de los usuarios.

Finalmente, el informe concluye resaltando que la implementación de estas lecciones requiere un aumento del grado de apoyo gubernamental a la innovación, tanto a través de la investigación, el desarrollo y la demostración, como a través de políticas que permitan implementar y crear nuevos mercados. Ahora bien, innovar no garantiza el éxito ya que una característica común a todos los tipos de innovación es su aceptación por parte del mercado. Aunque desde el gobierno británico ya se están llevando a cabo notables inversiones en innovaciones con bajas emisiones de carbono, éstas tienden a centrarse más en las primeras fases del proceso innovador (investigación y desarrollo) dejando en segundo término la creación de valor y de mercados.

313 Modificado por última vez en Martes, 25 Junio 2019 14:48