¿Cuáles son las principales dificultades a las que se debe enfrentar todo consumidor para cambiar de comercializador?

¿Cuáles son las principales dificultades a las que se debe enfrentar todo consumidor para cambiar de comercializador?  

A la hora de fomentar la competencia efectiva en todo mercado minorista de la energía plenamente liberalizado, el proceso de cambio de comercializador constituye un aspecto crítico. En este sentido, el Informe “Report on commercial barriers to supplier switching in EU retail energy markets” presentado por el Council of European Energy Regulators (CEER) ahonda en el análisis de las barreras que afrontan los consumidores a la hora de cambiar de comercializador. A partir de encuestas y estudios previos el estudio plantea esta disyuntiva desde la perspectiva de cómo los consumidores interpretan los mercados energéticos y cómo interactúan con ellos.

Considerando el cambio de comercializador o switching como el proceso que el consumidor emprende desde que compara diversas ofertas hasta que finalmente cambia su suministrador energético, el estudio pretende explicar por qué los consumidores a la práctica no suelen cambiarse de comercializador tanto como sería de esperar ya que es la manera en que se beneficiarían de la existencia de un mercado competitivo.

Según este informe, las barreras que obstaculizan el cambio pueden estar causadas por el comportamiento de las compañías o la percepción de los consumidores, aunque también puede jugar un papel destacado la regulación existente si ésta limita las posibilidades de ahorro fijando elevados porcentajes del precio final de la energía de manera regulada – a través de las tarifas de acceso-.

Una de las barreras más importantes viene causada por la percepción de los consumidores. En muchos casos los consumidores piensan que no van a conseguir un gran ahorro con el cambio debido a la falta de información y esta falta de información ha provocado a su vez, según señala el estudio, una desconfianza del consumidor hacia el sector. Otro aspecto que destaca el estudio es la existencia de una brecha entre la percepción de los consumidores y la realidad, ejemplificada en las encuestas donde aquellos que nunca han probado a cambiar de proveedor perciben una dificultad para el cambio, mientras que los que sí han cambiado no lo definirían como dificultoso. Otro aspecto asociado a los problemas de percepción puede ser la satisfacción del consumidor por inercia y por su desconocimiento de mejores opciones en el mercado.

En definitiva, el informe engloba las barreras en dos categorías. Por un lado, aquellas que influyen sobre la percepción del consumidor por los motivos previamente enunciados. Por otro lado, las barreras que resultan de las condiciones contractuales del servicio, como por ejemplo las cláusulas de penalización por finalización anticipada del contrato.

Por último, el informe recomienda a los reguladores nacionales que traten de identificar las barreras propias de cada mercado e intenten implementar las medidas necesarias para eliminarlas, tanto éstas específicas como las generales que se han identificado a lo largo del informe. En este sentido, se hace especial énfasis en mejorar los sistemas que permitan comparar ofertas de distintos comercializadores y la información que llega al consumidor.

1622 Modificado por última vez en Lunes, 10 Octubre 2016 11:19