Flexibilidad del sistema eléctrico en un contexto de transición energética

Flexibilidad del sistema eléctrico en un contexto de transición energética  

La transformación del sector energético liderada por la penetración de energías renovables crea la necesidad de desarrollar un sistema cada vez más flexible. La flexibilidad, en el contexto de la transición energética, centra el estudio “Power system flexibility for the energy transtion” elaborado por IRENA en el que se propone un nuevo enfoque en la planificación de la flexibilidad necesaria en la operación de sistemas eléctricos con una elevada participación de energías renovables.

La consolidación de las fuentes de generación renovable, aquellas intermitentes, no gestionables y difícilmente predecibles como son la energía eólica o solar, han introducido grandes cambios en el diseño y funcionamiento de los mercados eléctricos. Garantizar una efectiva integración de las energías renovables ha requerido de medidas adicionales de flexibilidad en el sistema, como por ejemplo de la distribución geográfica de los generadores de energía renovable, la agrupación de recursos, la reestructuración de los mercados para remunerar la flexibilidad, la mejora de la infraestructura de la red, el despliegue de tecnologías avanzadas de baterías, el desarrollo de programas de gestión del lado de la demanda y la mejora de las capacidades de ciclo de los generadores térmicos.

El presente informe IRENA subraya que la flexibilidad de un sistema eléctrico depende en gran medida de cómo se haya desarrollado el sistema a lo largo del tiempo en función de los recursos y las políticas implementadas. El primer paso que propone el informe para evaluar la flexibilidad pasa por identificar la situación actual del sistema (las condiciones del mercado, el estado de la red de transmisión, parque de generación existente, etc), ya que una planificación temprana de la flexibilidad es fundamental para evitar la necesidad de soluciones urgentes y costosas una vez que surjan los problemas de flexibilidad. Dependiendo del estado actual, las medidas de integración pueden ser necesarias en el futuro o pueden ser ya una cuestión de urgencia, lo que cambia enormemente la lista de opciones disponibles y los costos asociados. Los pasos posteriores se centran en la identificación de futuras inversiones en generación, transmisión y almacenamiento y en la exploración de todo el potencial de flexibilidad de la demanda a largo plazo mediante la implementación de programas de gestión del lado de la demanda y aprovechamiento de las oportunidades que presenta el almacenamiento de energía y la integración de nuevos elementos como el vehículo eléctrico o las tecnologías de Power-to-heat y Power-to gas.

92