Los desafíos de la red eléctrica europea en el horizonte del año 2040

Los desafíos de la red eléctrica europea en el horizonte del año 2040  

La consecución del mercado interior de la energía exige un proceso de armonización y nuevos desarrollos regulatorios, capaces de adaptarse a la nueva realidad de los mercados eléctricos, acompañados de inversión en nueva capacidad transfronteriza de conexión y refuerzo de la red eléctrica. El reciente informe Europe Power System 2040: completing the map & assessing the cost of non-grid, preparado por la asociación de transportistas europeos (ENTSO-E), analiza las inversiones necesarias en la red eléctrica en el horizonte 2040 para reportar el máximo valor a los ciudadanos, asegurar el suministro y cumplir con la agenda climática.

Mientras que el mix de generación eléctrica en Europa está cambiando rápidamente, las inversiones sobre la red y las interconexiones requieren de un análisis detallado en el largo plazo. La asociación de transportistas europeos (ENTSO-E) realiza periódicamente el TYNDP (plan de desarrollo de la red a 10 años). Sin embargo, esta vez en paralelo, se ha querido ir un paso más allá, planificando cuál debe ser el desarrollo de la red en el horizonte 2040. Este informe pretende detectar las principales restricciones futuras en la red de transporte y los refuerzos de interconexiones más rentables sin entrar en proyectos concretos.

Una primera conclusión es que las interconexiones deben reforzarse en todos aquellos pasos fronterizos en los que exista un diferencial de precio superior a los 2€/MWh. El refuerzo de las interconexiones también debe ser tenido en cuenta en el cálculo de la adecuación del sistema nacional, y por tanto comparado en términos de un análisis coste-beneficio (CBA) con la incorporación de nueva generación. También se tiene en cuenta en el desarrollo de las interconexiones el hecho de conseguir un mayor aprovechamiento de la generación renovable reduciendo el ‘curtailment’. En cualquier caso, una de las conclusiones, de relevancia para países como España, es que los países donde la capacidad de interconexión sea menor al 30% de su demanda pico, deben urgentemente desarrollar nuevos proyectos.

Además, se intenta aproximar cómo se verá afectada en el futuro la frecuencia y cuáles serán las tendencias de la inercia que determinarán esos cambios. Se espera una fuerte reducción de la inercia entre 2030 y 2040 a medida que aumenta la penetración de renovables y la generación distribuida, por lo que los aumentos de la frecuencia pueden ser más comunes. No obstante, existen potenciales medidas a implementar para mitigar el problema, que se amplifica en pequeñas áreas sincrónicas. También se analiza cómo afecta a las redes la flexibilidad requerida para la operación con alta penetración de renovables y los problemas sobre el control de voltaje.

Por último, se identifican otros potenciales problemas que pueden aparecer para las redes en este horizonte 2040. Un despliegue masivo de cables de alto voltaje, la interacción entre nuevos dispositivos, la fusión entre la infraestructura física y su comunicación en tiempo real, y otras cuestiones técnicas deberán ser tenidas en cuenta en el futuro inmediato más allá del propio despliegue de la red.

258 Modificado por última vez en Martes, 27 Marzo 2018 17:01