Mercado interior de la electricidad y el gas natural: de la protección al empoderamiento del consumidor

Mercado interior de la electricidad y el gas natural: de la protección al empoderamiento del consumidor  

A pesar de los significativos avances que se han producido en el proceso de liberalización de los mercados minoristas de electricidad y gas natural en Europa, todavía subsisten importantes diferencias entre Estados miembros que no permiten afirmar que el proceso haya concluido. Con el objetivo de evaluar su estado y los avances producidos, el Council of European Energy Regulators (CEER) y la Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía (ACER) acaban de presentar su informe anual Results of Monitoring the Internal Electricity and Natural Gas Markets.

El informe hace especial énfasis en la aplicación de medidas de protección del consumidor en los mercados europeos de electricidad y gas. A través de un recorrido por los distintos paquetes legislativos de energía, el estudio aborda los principales cambios que ha experimentado el marco normativo en defensa y protección de los derechos del consumidor energético europeo.

Las Directivas sobre electricidad (2003/54) y gas (2003/55) del segundo paquete de energía introdujeron el primer conjunto de normas de protección del consumidor específicas para la energía. En cuanto a la protección de los consumidores contra la desconexión, los indicadores del informe demuestran una mejora, ya que las tasas de desconexión de electricidad o gas en la Unión Europea en 2018 rara vez superaron el uno o dos por ciento y han tendido a ser bastante estables en los últimos años.

Años más tarde, la Directiva sobre electricidad (2009/72) y gas (2009/73) del tercer paquete de energía de 2009 amplió significativamente el alcance de los derechos del consumidor. El estudio resalta la creación de un único punto de contacto nacional para proporcionar información sobre sus derechos, así como el establecimiento de un organismo independiente para gestionar quejas y resolver conflictos como herramientas de mejora para los consumidores. Asimismo, las facturas de energía se alinearon siguiendo el establecimiento de unos requisitos mínimos de información. En 2018, todos los Estados miembros siguen aplicando estas disposiciones de protección al consumidor.

Este tercer paquete también permitió la introducción de nuevos instrumentos, como la facturación electrónica, las herramientas de comparación de precios y los medidores inteligentes. Según se desprende del estudio, hoy estos instrumentos están bien establecidos en la mayoría de los mercados minoristas europeos. En concreto, en 2018, alrededor de 100 millones de hogares y pequeñas y medianas empresas tenían un medidor de electricidad inteligente, mientras que la instalación de los medidores de gas inteligentes aún se encuentra en una fase inicial en la mayoría de los Estados miembros. 

Finalmente, el gran cambio se espera con la implementación de la Directiva sobre electricidad (2019/944) del paquete de energía limpia. El enfoque se ha expandido desde la simple concesión de derechos y protecciones hasta el empoderamiento de los consumidores como participantes activos en el sistema energético. El informe destaca la introducción de nuevos conceptos como “contrato dinámico de precios de electricidad”, “comunidad de energía ciudadana” o la figura del “agregador”, entre otros. Los resultados de la investigación demuestran que actualmente los consumidores en 16 Estados miembros pueden firmar contratos con diferenciación de precios de energía (intradiaria, entre semana, fin de semana), mientras que en otros ocho los consumidores pueden elegir precios de energía en tiempo real o por hora.

Por último, el estudio sostiene que el principal reto que deben afrontar los Estados miembros es transponer estas directivas del paquete de energía limpia en los plazos establecidos, para poder así reducir la brecha entre la situación actual y la implementación de las disposiciones. 

139 Modificado por última vez en Lunes, 02 Diciembre 2019 13:41