Nuevo enfoque regulatorio que fomente la digitalización del sistema energético

Nuevo enfoque regulatorio que fomente la digitalización del sistema energético  

El Consejo Europeo de Reguladores Energéticos (CEER por sus siglas en inglés), en su estudio Dynamic Regulation to Enable Digitalisation of the Energy System, examina cómo obtener los mayores beneficios de la digitalización en el sector energético y, en particular, cómo generar y aprovechar los datos del sistema energético para ofrecer un mejor servicio a los consumidores de energía.

Un sistema energético con balance neutro de emisiones de gases de efecto invernadero no se puede concebir sin la integración de las nuevas herramientas digitales. Según el estudio elaborado por el CEER, las principales implicaciones que ser derivan tanto de una mayor disponibilidad como de un mejor uso de los datos gracias a la tecnología digital en el sistema energético, son el aumento de la productividad del sistema energético actual, la aparición de nuevos servicios que alteran la demanda de energía y la irrupción de nuevas plataformas y mercados que transforman notablemente el sector. Como consecuencia de estos cambios, se prevé que los consumidores de energía puedan beneficiarse de mayores ahorros en términos de costes, de mejoras en la calidad y seguridad de suministro, de una mayor participación en los mercados y de una variedad más amplia en la elección de servicios.

Sin embargo, para que la digitalización actúe como mecanismo de progreso en el sistema eléctrico el informe destaca la necesidad de definir una estrategia de digitalización en el sector desde una perspectiva regulatoria. En este sentido, afirma que los principales elementos que debe incorporar esta estrategia son seis: generar datos granulares apropiados para el sistema eléctrico, hacer que estos datos sean accesibles y útiles, proporcionar señales correctas de precio para los diferentes agentes de la cadena de valor del sistema eléctrico, animar a que los operadores de red utilicen medidas de flexibilidad para aumentar la eficiencia del sistema, empoderar a los consumidores y, por último, permitir la innovación en el uso de estos datos.

El estudio concluye enfatizando que el objetivo final es permitir que los consumidores, ya sea directamente o a través de sus intermediarios, utilicen la tecnología innovadora para ser recompensados por cambiar sus pautas de consumo de una manera que beneficie al sistema eléctrico. 

109 Modificado por última vez en Lunes, 04 Noviembre 2019 12:39