Imprimir esta página
Retos para el futuro del mercado único europeo del gas natural

Retos para el futuro del mercado único europeo del gas natural  

Desde los inicios de la década de los noventas la Unión Europea ha apostado por la armonización y liberalización del mercado interior del gas a través de una serie de paquetes legislativos dando lugar, hoy en día, a un mercado mayorista de gas en Europa más competitivo y transparente. No obstante, tal y como pone de manifiesto el reciente informe elaborado por el Energy Policy Research Group, Challenges to the Future of European Single Market in Natural Gas, esta situación favorable puede verse fragmentada si no se tienen en consideración los nuevos desafíos a los que debe hacer frente el sector gasista en los próximos años, entre ellos, la madurez y el régimen regulatorio del propio sector, la mayor penetración de la generación de energía renovable en el sector eléctrico, así como la descarbonización general del sector energético en Europa.

Después de más de un cuarto de siglo desde las primeras medidas orientadas a la introducción de un modelo de competencia en el sector gasista, la transición hacia un mercado único de gas ha permitido a los consumidores europeos beneficiarse de unos precios mayoristas basados en un mercado transparente, así como de una mayor competencia entre los proveedores. Los cambios estructurales en toda la cadena de valor de los mercados europeos del gas (upstream y downstream), combinados con los cambios regulatorios, han permitido una transición de un sistema de gas basado en contratos bilaterales de aprovisionamiento de larga duración indexados al petróleo, a mercados de gas mayoristas de corto plazo con fórmulas de fijación de precios más ajustadas a una nueva realidad más competitiva y exigente (hubs).

Sin embargo, según Chi Kong, autor del informe, a medida que el mercado del gas en Europa madura junto con la mayor penetración de energías verdes en el sector eléctrico, surgen nuevos desafíos que obligan a revisar su propio funcionamiento y su marco regulatorio. En particular, que proveedores y transportistas mantengan reservas de capacidad de transporte a largo plazo y por lo tanto incurran en elevados costes hundidos, es una de las principales razones por la que los diferenciales de precios de ubicación entre diferentes centros de gas europeos se encuentren por debajo de las tarifas de transporte transfronterizo. Dado que es más probable que la demanda de gas en Europa se mantenga estable (o incluso caiga) en relación con el tamaño general de la red de transmisión, las tarifas de transporte se prevé que aumentarán. Esta tendencia se agrava si los operadores de sistemas de transmisión (TSO) implementan sus planes de inversión anunciados en los próximos diez años.

Por lo tanto, según se desprende del informe, la futura integración del mercado europeo del gas depende en gran medida (si se mide por diferenciales de precios entre las zonas de mercado/transporte) de la efectividad del régimen regulatorio actual para garantizar el establecimiento de tarifas que reflejen los costes, considerando la caída de la demanda de gas y la seguridad del suministro. Abordar estos retos puede requerir una actualización del diseño del mercado actual y, posiblemente, reformas drásticas en la fijación de tarifas para el mercado del transporte de gas. A pesar de los desafíos futuros, el informe concluye remarcando que la lección general que se debe aprender de Europa es que, en términos generales, el proceso de creación de un mercado único de gas está siendo positivo, generando beneficios netos para los europeos en forma de convergencia de precios, transparencia y minimización de las consecuencias políticas de la posible segmentación y desintegración del mercado.

415 Modificado por última vez en Jueves, 04 Abril 2019 10:41